miércoles, 22 de diciembre de 2010

RING!!!!! DESPIERTA!!


“Vivimos sin prestar ninguna atención a lo que ocurre a nuestro alrededor. Lo que hacemos lo hacemos tan eficientemente que no necesitamos ninguna conciencia para hacerlo. Funcionamos como robots. Todavía no somos hombres, somos máquinas...”

“Todos estáis dormidos, todos sois tontos. No os sintáis ofendidos. Las cosas hay que decirlas tal y como son. Funcionáis en sueños; por eso vais dando tumbos, seguís haciendo cosas que no queréis hacer…¿Por qué no podéis andar derechos? ¿Por qué seguís atrapados en caminos que no conducen a ninguna parte? ¿Por qué seguís tan extraviados?

“Estás vivo sólo en la medida que estás despierto, la conciencia es la diferencia entre la vida y la muerte
…”

Osho retumbaba en Layna como un viejo despertador talandrando el sueño, de un manotazo lo tiró al suelo esfumándose Osho por las rendijas de la pereza, mientras sus libros, caídos en el suelo detrás de la estantería, esperaban a ser rescatados del olvido.


Pero la segunda alarma programada por el embaucador destino comenzó a tronar más fuerte aún, ahora estallaban unidos Osho, Jung, Froid, Eckhart tolle, Maestros Zen….y Voces. Distintas e innumerables voces que no se reconocían entre la multitud. Un despertador que no podía ser apagado de un manotazo, que resonaba dentro, a veces como un sutil murmullo, a veces como una agresiva tormenta.

Layna tubo que levantarse, abrir los ojos y buscar el molesto despertador para poder apagarlo, pero no lo encontró, seguía tronando
, el volumen aumentaba progresivamente, pero dentro de ella. -!Vaya manera de despertar! gritó enfadada mirando al cielo.

-Están ahí, pensó Layna, no me van a dejar!. Los podré acallar un tiempo, pero yo les invité a pasar. No podré deshacerme de ellos, ya es tarde, no dejarán de sonar, no se rendirán ni caerán en su intento de despertarme.

- Voces encerradas en la cárcel de mi mente !os invito a mi casa, os escucho!. Abriré lentamente los ojos y charlaré con vosotros, pero después debéis marchar. Tendréis que dejadme dormir entre mis cómodas y somníferas sábanas de la vida.

Lo que Layna no sabía es que todas esas voces, todos esos ruídos que intentaban salir y despertarla no habían entrado por esa puerta que abrió algún día pasado, sino que habitaban dentro de ella, nunca podría deshacerse de esos murmullos, de esas tormentas.

- Creo que este día va a ser largo, pensó Layna desganada. Lo que no sabía entonces, es que ese día ya nunca llegaría a su fin. Había comenzado a andar.


Continuará….

5 comentarios:

mária dijo...

Mucha gente vive entre el dormir y el despertar, porque cuesta trabajo estar siempre despierto y ser consecuente.
Me gusta Osho y me gusta como escribes.
Despiertos, siempre despiertos, es la única manera de vivir.
Besitos.

Berenice dijo...

Es importante despertar a tiempo, antes de que todo se pierda... Muy lindo todo lo que escribes! Y me lo creo todo, jaja! Gracias por visitar mi blog Raquel.
Espeor la continuación de esta entrada =) Besos y feliz navidad, que pases una noche buena hermosa!

Isora dijo...

La verdad que muchas veces parece que vamos dormidos por la vida, como en un sueño, veeeeeenga, a espabilar todo el muuuundo, que estamos atontados de verdad, sí señor, ahí le doy la razón a Osho.

Ya estoy deseando leer qué le pasa a Layna en el siguiente capítulo.

Besos encanto!!!

Elchiado dijo...

tú tienes pinta de estar muuuuuy despierta, p., lo revelan tus ojos, llevas tiempo andando... por si te quedas dormida, en una esquinita de algún sueño, te dejo un abrazo de pelusas, para que despiertes dulcemente y sigas caminando. Un beso y feliz navidad!!

mária dijo...

Paso para dejarte un saludito, antes de irme a dormir.
Besitos