lunes, 10 de octubre de 2011

¿ALMODÓBAR O AMENÁBAR?







Recibí una llamada, de un Almodóbar o de un Amenábar, pero sólo me quedé con la promesa de nominación al Oscar. Todo empezará con un teléfono sonando, buscaremos una protagonista americana de ojos cristalinos y azules, de esos con los que todas desearían haber nacido.


¿con una lucecilla en el iris tipo Candy Candy,?


pregunté yo. -No, no!! con una brillante lágrima naciendo, a punto de estallar, a punto de derramarse, me contestaron con la emoción de quien huele un éxito. Un primer plano descolgando ese viejo teléfono y escuchado la noticia abrirá el filme.

Preferiría que la película fuera con actores desconocidos, quizá argentinos, los nórdicos son fríos, los europeos sólo lo intentan, de los americanos ni hablamos. Me gusta esa sensibilidad, porque sólo un latino de esos que creen más en las brujas y en los ángeles que en las estaciones espaciales podría comunicar la noticia con el arte de no hacer ese daño, con el arte de no apuñalar almas con ensañamiento. El arte que busco está en unos


ojos castaños y profundos, de esos que tiene las mujeres luchadoras, heredados de sus ancestros, ojos de raza.

Amenábar o Almodóbar, ¿Nos darán el Oscar si no hay tanta sangre desgarradora?




Me gustaría que detrás de ese primer plano, detrás de esa llamada con la que abre la anhelada y esperada película, hubiera una dulce abuelita, también con esa lucecilla del alba en los ojos, con la sabia sonrisa que regala la experiencia de conocer los secretos de la vida. Sí, quiero a una abuelita así, será porque nunca la tuve y no sólo añoramos lo que perdemos, sino lo que nunca tendremos. Le dará la noticia a una novel actriz de ojos castaños mientras la cámara se acerca a su mirada, las arrugadas manos de la abuelita acariciarán su mejilla delicada con una mágica voz que conoce los secretos para proteger almas rotas:

-Mi niña, tu mamá ha decidido dejar aquí su cuerpo, lo ha dejado dormidito, tranquilo, ya sin dolor ni sufrimiento. Tu mamá ha decidido viajar a ese oasis del alma donde nos reuniremos todos. No llores mi niña. Te regala así la oportunidad de crecer, de saber perdonar, de saber agradecer, te dará así la oportunidad de reconstruir, de valorar, de viajar en sueños a visitarla a ese arcoiris desde donde te mira y te protege. Decidió sacrificar su vida para hacer más grande tu alma, porque tú podrás alzarte sobre la desgracia que todos ven en ello, podrás elevarte por encima de todo. No te rindas ni pierdas esa luz de tus ojos, aprovecha la oportunidad y sé grande. Abraza a la soledad de no tener madre, siente así más su amor, mi niña. Aprende y camina, sin mirar atrás. Siempre hacia arriba, escalón a escalón, porque ya te has dado cuenta que los caminos de tu vida no son llanos ni fáciles. Prepara tus piernas, lleva siempre tu sonrisa en la mochila, porque si puedes sonreír a este abandono, podrás sonreírle a todo. Las sonrisas son más efectivas que las balas y las lágrimas, no lo olvides. Las balas no matan espíritus, ni creencias, ni el amor que en el fondo todos somos, sólo matan cuerpos de forma cobarde. Las lágrimas sólo te alivian un instante, te dejan vacía de suciedad, pero no te llenan de nada. No lo olvides, el cuerpo es sólo esa piel que nos abriga en este otoño en el que estamos sólo de paso. Las sonrisas regalan vida, y tú eres mucho más de lo que crees, puedes regalar vida a los demás. Ese regalo te lo deja aquí tu madre, pues de ella naciste. No te rindas a la pena, jamás. Lucha y gana. Sonríe y deja que de ti nazca belleza, deja que los demás la vean, la sientan, la toquen. Un día te regalaron a ti la vida, ahora no la desperdicies, aráñala con todas tus fuerzas y bébela como si estuvieras sedienta. Aprende de esta pérdida, mi niña, y recuerda cada segundo que ella siempre te cuida. Las madres son así.

Almodóbar y Amenábar no vieron el éxito muy claro, ellos veían un potente drama con caja de pañuelos de regalo a la entrada del cine. No querían abuelita, ni estrellita en los ojos… Adiós al Oscar, a los Globos de oro y a la Cocha de plata…pero yo, sin estrellita y sin abuelita no vendo los derechos….


A mi hermana,
porque los derechos de la película son a medias.

5 comentarios:

Hadita dijo...

No existe ningún problema que no te aporte simultáneamente un don.
Buscas los problemas porque necesitas sus dones.

Tienes el deber de apaciguar tu mente , los guerreros no ganan victorias golpeándose la cabeza contra los muros. Los guerreros saltan los muros.

A veces me cuesta explicar con mis propias palabras lo que siento, a si que cojo prestadas las de otros.
Gracias por incluirme en las tuyas ya que las hago mías también.

Tendremos que seguir siendo guerreros un segundo ,un minuto , una hora , un día , una semana , un mes, un año más......

mária dijo...

Raquelillaaa!! tus palabras me llegan y me llenan....

mária dijo...

.

Isora dijo...

Las madres son asi...

Nena, no sabes lo que me emocionan hoy tus palabras, ya te contaré.

Besos para ti y para tu hermana.

Almu dijo...

Jo que pasada!! que manea más bonita tienes de expresar tus sentimientos. Me impresionas cada dia más....etas desperdiciaita hija. Mil besos a las dos, os kiero!