lunes, 17 de mayo de 2010

AUTOVÍA DEL MEDITERRÁNEO





Se prevee que el huracán extremeño se desplace hacia el Sur a medida que irá perdiendo fuerza hasta llegar a la costa de Nerja, donde se acostará en sus tierras, pero antes de dormir preguntará por los nuevos vientos, que le darán de beber sol, para reponer fuerzas!!!

La Ruta de la plata me empujó hasta la Autovía del Mediterráneo que me acercó a los acantilados sonrientes de un escritor malagueño y las playas con hadas de una brujita alegre.

Huracanes, acantilados, brujas, sonrisas, playas, montañas, flores, regalos y abrazos recién estrenados.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí, preguntó el huracán al acantilado? Y la brujita, que era muy lista, sabía que los sincronismos, las casualidades y el Universo estaban de nuestro lado. Los tres confiaron y se lanzaron a la aventura de conocer los cuerpos de corazones encontrados entre letras virtuales y ojos escondidos detrás de teclados.

Autovía del Mediterráneo por la que me he deslizado, me enseñaste también el amanecer y un desayuno en el balcón de Europa, que después de muchos meses me enseñaba otra vez el sonido de las olas. Nerja, Frijiliana, Almuñécar, decorados con arte para recoger nuestros pasos y guardar nuestros secretos.

Y allí, los tres, comenzamos un día mágico, de esos en los que “pasan cosas” porque viajamos dentro de un globo inflado con buenas vibraciones, de amigos que llevamos toda la vida sin vernos.

Que pronto ha pasado el tiempo, podríamos haber estado muchas horas más hablando, en silencio…pues sólo hemos comenzado y ya os echo de menos. Me quedo con la complicidad, las risas, la alegría, las ganas de vivir, de hablar, de pasear, de conocer, de confiar, de regalar…

Brujita, o Campanilla, la que siempre está pendiente de los demás, gracias por no faltar, sabes que la casa del huracán se llama Primavera y tiene sus puertas abiertas a toda hada con grandes alas, de Reina.

Mi Acantilado sonriente, inventor de sublimes e inteligentes letras, anónimo raptado por un día de su espacio, sal de ahí cuando quieras, sabes que te regalo mis encinas y mi sonrisa y la chispa de mis ojos para poder ver las estrellas.

Corazones para abrazar, encantada de haber vivido este primer día. Y cuidado! que la Autovía del Mediterráneo os puede atrapar y deslizaros por la Ruta de la Plata, hasta llegar a la morada del huracán que os recibirá como suave brisa, con un té paquistaní y una nota entre mandalas donde leeréis:

BIENVENIDOS, ESTÁIS EN VUESTRA CASA

7 comentarios:

mária dijo...

Pues que bonito!. Ya he leido las tres versiones de la misma historia o una versión de tres historias.
Hay magia, magia pura, la magia de la vida para el que sabe verla.
La vida te lleva, si te dejas, pero sólo si tienes los ojos abiertos a ella.

Y ya que estamos te cuento de mi abuelo extremeño con olor a jabón al que nunca conocí, pero que has traido a mi recuerdo.

¿Por qué te llamarán torbellino?.

Besos

Elchiado dijo...

Probablemente, hasta dentro de unos meses, este pedazo de Mediterráneo no recuperará su característico sabor salado... porque mucha de esa sal te la has llevado contigo, en tus ojos, en tu pluma salerosa; ya lo he dicho alguna vez: me gusta la palabra torbellino, me gustan los ojos que hablan sin palabras y entienden los silencios. Besos :)

Isora dijo...

Aaaaahiiiii cuanta magia y luz guardas torbellino de ojos alegres y bellas pestañas.
Eres única dando abrazos recien estrenados y única para hacer que esa brujita alegre, o hada, o Reina, como tu la llamas, se lanzara a esta maravillosa aventura de la que hablas en la costa del Mediterráneo, que probablemente sin tu ayuda y la de Elchiado no se hubiera lanzado.
Y sí, podíamos tirarnos hooooras hablando o en silencio admirando las estrellas, o el mar, o la sierra, o el cielo... y eso no con todo el mundo se puede lograr.
Querida Raquel, esto solo acaba de empezar, pues estate segura de que nuestra amistad continuará, y que algún día la morada de ese huracán habré de visitar.
Beeeeeesos de esta pequeña hada a otra hada.

Raquel dijo...

Bienvenida Maria a ti también, y a tu abuelo con olor a jabón, las encinas cambian de lugar y yo me traigo un pokito de mar. Me encanta la vida!! Mil besos y a escribir nuevas historias...

Vida dijo...

Que bonito, os lo pasastéis pipa!!! Compartiendo buenos momentos y teniendo conversaciones interesantes. Buenos recuerdos que almacenar en el alma y el corazón y, además, como fondo musical el sonido del mar.

Un besazo.

Susana dijo...

"Dende luego".... Anda que no disfrutasteis ni nada! Cada vez que os leo, a uno o a otro, me dais una envidieta....

Un besazo, y a seguir tan amigüitos!

mária dijo...

Raqueeeeelllll, pásate por mi blog, que tengo algo para tíiiiiii...
Besos.