domingo, 8 de mayo de 2011

AUSENCIAS



Siento mi ausencia de ti, siento tu ausencia de mí, siento incluso, la ausencia de mí misma en mí, mi ausencia del aquí.




Que triste y dolorosa la casi inevitable sensación de sentir la abismal distancia entre dos puntos tan cercanos, entre dos corazones que hace escasas horas caminaban de la mano. Si estábamos uno al lado del otro! ¿Cómo sin un acto motor voluntario podemos alejarnos tanto? No te quiero ausente, no me quiero ausente.




A diferencia de ese vulgar funcionario mental que Muñoz Molina describió magistralmente en uno de sus relatos, a diferencia de ese pobre insulso que aprendió a conformarse con la “Ausencia de Blanca”, con su impostora, yo no quiero ausencias. No necesitamos parecidos razonables casi perfectos de nosotros mismos, a los que las parásitas Ausencias les van chupando el alma desde lo más profundo y no les permiten beberse la vida a grandes tragos, sino a pequeños sorbitos de afligida esperanza que mantienen las constantes vitales estables, planas, aburridas…sin sabor.

Mientras los regalados instantes de lucidez nos devuelvan nuestra esencia unos segundos aún tenemos la posibilidad de ser salvados, aún tenemos el antídoto contra esos repulsivos parásitos del alma. Salgamos corriendo ahora! En direcciones opuestas, hacia un lugar donde el horizonte y el cielo se contemplen tan inmensos que nuestro corazón vuelva a su sitio muy despacio, recolocándose, de donde sin darse cuenta, un día se desplazó. Un lugar donde podamos vomitar esos gusanos que nos mordían nuestra desprotegida alma olvidada, donde podamos enterrarlos para siempre. Un lugar en donde renacer sea un placer.

Renazcamos y volvamos a encontrarnos, para saludarnos y despedirnos, ahora con ternura y mirada transparente.

- "Un placer el haberte conocido…"

4 comentarios:

mariabuenog dijo...

"Aprende a obsequiar tu ausencia a quien no aprecia tu presencia"
Besos.

Almu dijo...

me encanta esta ultima entrada y me da mucho que pensar, porque seremos así?? porque nos pondrá la vida estos obstaculos?? o seremos nosotros los que dejamos que ocurra todo?... Mil besos

Elchiado dijo...

Te dejo mis besos en silencio. Y una sonrisa (que tus palabras silencian a las mías cuando vengo hasta aquí)

mária dijo...

Un besitoooooo, entré a mirar si había algo nuevo, ...pero veo que estás enredada con los perros y los gatossss.